¿Qué es la Bursatilización?

La bursatilización es una fuente de financiamiento que consiste en la emisión de bonos cuya fuente de pago está respaldada por activos subyacentes, como derechos de cobro, cuentas por cobrar, créditos hipotecarios, títulos de crédito, entre otros.

El elemento clave que distingue a una bursatilización de un bono o préstamo quirografario, es la separación legal o segregación de
un portafolio de activos del resto de los activos con los que cuenta el originador..

¿Cómo Funciona?

El dueño de los activos (Originador) vende el derecho a recibir los flujos futuros que se espera generarán los activos a un Fideicomiso, este a su vez se encarga de emitir títulos de deuda que serán respaldados por dichos flujos esperados y los cuales son colocados entre el público inversionista a través de la bolsa de valores.

El Fideicomiso se encarga de remitir los fondos recaudados al Originador y de distribuir los flujos generados por el activo bursatilizado durante la vigencia de la emisión. Los flujos de efectivo se utilizan para pagar los costos inherentes al mantenimiento de la bursatilización y para el pago de los compromisos con los inversionistas (intereses y principal).

Ventajas del Financiamiento Bursátil

 

Algunos Casos de Éxito

Las bursatilizaciones constantes de estas arrendadoras han permitido crecer su cartera total de manera exponencial.